Encuestas remuneradas: una nueva herramienta de promoción para las empresas.

encuestas-remuneradas

Este artículo analiza la evolución del concepto de encuesta, como respuesta a las crecientes necesidades de las empresas, y su generalización hasta llegar a las encuestas remuneradas.

''

'.SEOAutoReSpecChar(''.SEOAutoInSpecChar('Cómo surge la necesidad').'').'

''

En el ADN de las empresas está que no estén dispuestas a arriesgar dinero en lanzamientos de productos. Ninguna empresa está dispuesta a hacer inversiones en lanzamientos de productos que pueda no interesen a nadie representando un completo fracaso y una ausencia de ventas significativas. Fundamentalmente por esa razón, las empresas invierten grandes sumas de dinero en costosos estudios de mercado y en grupos de opinión para detectar tendencias y sensaciones. Necesitan saber qué es lo que las personas normales y corrientes  están dispuestas a comprar… o a dejar de comprar. Y ahora han encontrado una nueva forma de conseguir las opiniones de todos nosotros por medio de las encuestas remuneradas.

''

'.SEOAutoReSpecChar(''.SEOAutoInSpecChar('De las encuestas telefónicas a las encuestas remuneradas por internet').'').'

''

Después de años y años de llevar a cabo encuestas telefónicas, las empresas encargadas de hacer estos estudios llegaron a la conclusión de que no es precisamente la mejor opción de análisis. Este tipo de encuestas obligan a invertir en personal y los costes en equipos y líneas telefónicas no son precisamente bajos. Por estas razones comenzaron a considerar las encuestas por Internet, lo que denominamos de forma generalizada como encuestas remuneradas, encuestas pagadas o encuestas pagas.

Comenzaron a probar y muy pronto detectaron  que el éxito de las encuestas remuneradas era increíble. Eso es lo que explica que haya gran cantidad de firmas de mercadotecnia dispuestas a pagar por recopilar opiniones. Las consiguen directamente y es infinitamente más barato que con los procedimientos más convencionales.

Casi sin darse cuenta, con la generalización de Internet, las empresas encontraron una forma tremendamente económica y fácil para conocer lo que las personas y los consumidores esperan de los distintos productos que lanzan al mercado. Esta opinión es especialmente valiosa porque, en esta época de cambio constante que vivimos en los gustos de los consumidores, las compañías no están dispuestas a arriesgarse a lanzar de productos que puedan no tener éxito y convertirse en un fiasco que perjudique a la empresa y a sus posteriores lanzamientos. Dependiendo del planteamiento del negocio que se haya realizado, un  producto mal posicionado puede llegar a costar millones en pérdidas.

Todo esto ha llevado a que la época de las encuestas telefónicas haya quedado muy atrás. Ya no hay forma de encontrar a nadie que esté dispuesto a invertir 10 minutos al teléfono sin recibir nada a cambio. Por si fuera poco, las encuestas telefónicas perdieron relevancia porque no eran capaces de ser significativas del sector en el que se quiere llegar a vender el nuevo producto. Muy al contrario, con las encuestas remuneradas por Internet cualquier persona esta dispuestas a invertir ese tiempo a cambio de un pago, un trabajo que se puede hacer en casa, cómodamente y sin presiones.

''

'.SEOAutoReSpecChar(''.SEOAutoInSpecChar('A las empresas les interesa pagarnos por rellenar encuestas remuneradas').'').'

''

De esta manera tan sumamente natural surgió en Internet el concepto de pagar por dar opiniones. El mero hecho de utilizar la red, y de disponer de medios técnicos de acceso, determina la disponibilidad de un determinado nivel de vida lo que, a su vez, indica el constante consumo de servicios y artículos. A esto se le denomina “mercado” y es precisamente al que las empresas quieren atacar, conociendo anticipadamente lo que desean obtener.

La opinión de alguien que es un comprador potencial, o que conoce muy bien los gustos del mercado, es muy valiosa para estas compañías y, por eso, están dispuestas a pagar por ello. Por esta razón ofrecen remuneraciones económicas o, algunas veces, en especie. También es frecuente que algunos manden muestras de nuevos productos para que sean utilizarlos y poder detectar sus pros y sus contras.

Las empresas que llevan a cabo estas encuestas remuneradas suelen estar orientadas a las relaciones públicas o al marketing. Son agencias que las grandes empresas como, por ejemplo, Coca Cola, Microsoft, General Electric o Nike contratan para realizar ese trabajo y para que pregunten lo que les interesa saber. En otras ocasiones son las propias empresas fabricantes y comercializadoras las que realizan las encuestas remuneradas de forma directa sin utilizar a estos “intermediarios”.