La nueva tributación de las comunidades de bienes a partir del 1 de Enero de 2016.

tributación de las comunidades de bienes

Ya hemos realizado varios artículos en el blog sobre las consecuencias de la reforma fiscal del 2015 y sus efectos en la tributación de las empresas, además hace poco tiempo escribimos el post titulado: “La nueva tributación de las scp a partir del 1 de enero de 2016”.

Como ya era previsible, ahora le ha tocado el turno a las  comunidades de bienes, con lo cual vamos a intentar aclarar algunos puntos que modifican la fiscalidad de esta figura jurídica tan extendida en España.

Como ya explicábamos en el post antes mencionado, todo comienza con la modificación de la Ley del Impuesto de sociedades (Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades), que en su artículo 7, contribuyentes, se dice lo siguiente:

1.- Serán contribuyentes del Impuesto, cuando tengan su residencia en territorio español: “las personas jurídicas, excluidas las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil….”

Y  la disposición transitoria trigésima segunda las  Sociedades civiles sujetas a este Impuesto, se indica que “Lo previsto en esta disposición será de aplicación a las sociedades civiles y a sus socios…… en períodos impositivos iniciados con anterioridad a 1 de enero de 2016 y tengan la consideración de contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades a partir de dicha fecha”.

CONCLUSIÓN: Durante el ejercicio 2015 las sociedades civiles con objeto mercantil seguirán tributando por atribución de rentas. A partir del 1 de enero de 2016 las sociedades civiles con objeto mercantil pasan a ser contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades.

Para que se produzca esta situación, la sociedad civil debe cumplir el 1 de enero de 2016 dos condiciones:

  1. Personalidad jurídica.
  2. Objeto mercantil.

Pero,  entonces se nos planteaba la siguiente pregunta ;¿Qué va a suceder con las comunidades de bienes?, que  en principio no tienen personalidad jurídica distinta de la de los comuneros.

Dada la posibilidad de “fuga” de la figura jurídica de la sociedad civil privada a la comunidad de bienes, se nos plantea el siguiente problema:

¿Cómo van a tributar las comunidades de bienes  a partir del 1 de enero de 2016?

Ya sabíamos de antemano que la AEAT estaba reconsiderando la tributación de la comunidades de bienes ,   y se nos planteaban una serie de preguntas al respecto; al realizar un negocio o una actividad mercantil, ¿nos podíamos encontrar  ante la utilización de una figura de forma fraudulenta?, ¿estamos encubriendo una sociedad mercantil mediante la utilización de la figura de la comunidad de bienes de forma torticera?, ¿Cómo se tomará esto la AEAT?, ¿se llegará a la decisión de incluir también en el paquete a las comunidades de bienes con objeto mercantil?”

Pues bien, todo parecía señalar que  la  Dirección General de Tributos acabaría pronunciando con un criterio totalmente formalista, en el sentido de que serían consideradas sujetos pasivos del impuesto sobre Sociedades, tanto las sociedades civiles como las comunidades de bienes, cuando:

1.- Se hayan registrado en la AEAT y se les haya asignado el NIF correspondiente.

2.- Tengan un objeto mercantil.

Finalmente ya tenemos contestación por Parte de la Agencia Tributaria ( Aeat )  al respecto ,y  en resumidas cuentas , La obtención del NIF marcará la diferencia a la hora de tributar por un impuesto u otro.

Una resolución establece las directrices para distinguir entre quienes tributarán por el Impuesto sobre los beneficios empresariales y las comunidades de bienes.

La Agencia Tributaria (Aeat) ha publicado directrices sobre qué sociedades civiles van a poder tributar por el Impuesto sobre Sociedades (IS), a partir del 1 de enero de 2016, y en cuales los titulares seguirán tributando por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Esta era una de las grandes dudas de los asesores fiscales en torno al texto de la reforma del IS. La modificación normativa supone un cambio en la tributación de las sociedades civiles con objeto mercantil que desde 2016 pasarán de tributar en régimen de atribución de rentas a ser contribuyentes del IS.

La Aeat en esta resolución, de 13 de noviembre de 2015, parte de la premisa de que “la sociedad civil una vez constituida, adquiere plena personalidad jurídica, sin necesidad de mayores requisitos formales”.

No obstante, se exceptúan, según el artículo 1669 Código Civil, las sociedades cuyos pactos se mantengan secretos entre los socios, que se regirán por las disposiciones relativas a la comunidad de bienes.

Por ello, las sociedades civiles tendrán personalidad jurídica a afectos del IS por su constitución en escritura pública o mediante documento privado aportado a la Aeat a efectos de la asignación del número de Identificación Fiscal (NIF).

''

'.SEOAutoReSpecChar(''.SEOAutoInSpecChar('¿Qué es “objeto mercantil”?').'').'

''

Por otra parte, se define que será ‘objeto mercantil’ la realización de una actividad económica de producción, intercambio o de prestación de servicios, salvo las entidades que se dediquen a actividades agrícolas, ganaderas, forestales, mineras o de carácter profesional.

La información a suministrar a los contribuyentes al presentar un alta de NIF es que la casilla 620 del Modelo 036 referida a la obligación de presentar declaración por el IS la deberán rellenar las sociedades civiles que cumplimenten los contenidos de actividad económica -de alquiler de locales; del resto de actividades empresariales (todos los epígrafes del IAE, salvo algunos destinados a actividades mineras); artísticas y deportivas; producción del mejillón y pesqueras-.

''

'.SEOAutoReSpecChar(''.SEOAutoInSpecChar('Definición de comunidad de bienes:').'').'

''

La resolución distingue entre sociedad civil y comunidad de bienes. Así, define que en el caso de comunidades de bienes que se constituyan para poner en común dinero, bienes, o industria con el ánimo de obtener ganancias y lucros comunes “estaremos en presencia de una sociedad civil”.

Se otorgará el NIF de comunidad de bienes, si del acuerdo de voluntades se desprende que hay patrimonio común preexistente y es copropiedad de todos; no hay voluntad de asociarse diferente de la mera situación de copropietarios de todos los comuneros; no se aportan nuevos bienes o derechos fuera de la copropiedad preexistente; y no hay socios no copropietarios.

Por el contrario, no se otorgará este NIF si del acuerdo de voluntades o documentación que acredite situaciones de titularidad aportada para solicitar el NIF se desprende que no hay patrimonio común preexistente o no es copropiedad de todos; hay voluntad de asociarse diferente de ser copropietarios de todos los comuneros; se aportan nuevos bienes o derechos fuera de la copropiedad preexistente; y hay socios no copropietarios.

En el caso de figuras mixtas se analizará individualmente, tomando en consideración la previa existencia o no de un patrimonio poseído en común, que será necesario conservar y mantener, sin perjuicio de su posible explotación posterior, o la existencia de una voluntad de unir bienes con ánimo de obtener ganancias. En el primero de los supuestos estaríamos ante una comunidad y en el segundo ante una sociedad civil.