La responsabilidad de los apoderados

responsabilidad de los apoderados

Si como administrador de una sociedad ha decidido otorgar poderes generales a un empleado de su confianza, puede que éste haya expuesto dudas con respecto a las responsabilidades en las que podría incurrir.

Debe recordar que los administradores de las sociedades mercantiles en España están ajustados a un régimen de responsabilidad en el que cual podrían llegar a responder con su patrimonio personal frente a deudas sociales. Además, es conocido que tal disposición es aplicable tanto a administradores de derecho como de hecho y por tanto, podrían generarse reparos sobre la responsabilidad que podría recaer sobre un empleado con poderes generales, asumiéndose como un administrador de hecho. Pero, ¿realmente debe preocuparse?

Apoderados generales de una sociedad

La respuesta es que no debe alarmarse. Pese a que el empleado tenga un poder general de la sociedad, dicha figura no equivale a ser un administrador de hecho y por tal motivo, no tendrá que responder con su patrimonio personal ante deudas sociales. La razón principal es que usted seguirá siendo el administrador de derecho y quien ostentará formalmente el cargo, dando instrucciones a su empleado.

No obstante, existen excepciones aplicables en caso de que el órgano de administración social sea un Consejo de Administración y éste no nombra a un consejero delegado para gestionar el día a día de la empresa. En ese supuesto, la responsabilidad de los administradores queda extendida a quien tenga facultades de más alta dirección dentro de la organización, por ejemplo, un apoderado general.

Ahora bien, si en su empresa no existe un Consejo de Administración o existe pero se nombra un consejero delegado, entonces la regla anterior no será aplicable.
Otra excepción se refiere a la posibilidad de que la sociedad cayera en concurso de acreedores. En ese caso, el apoderado general podría responder por las deudas de la empresa pero sólo si quedara demostrada su negligencia o contribución a la insolvencia de la organización.

Administrador persona jurídica

Como es sabido, el cargo de administrador puede ser ocupado tanto por una persona física como por otra sociedad. En ese último caso, es necesaria la designación de una persona física para que pueda ejercer las funciones inherentes al cargo.

En ese supuesto, debe tener en consideración que anteriormente la responsabilidad recaía sólo en la sociedad administradora sin afectar a la persona física que ejercía las funciones. No obstante, ahora la ley establece que en caso de responsabilidad del administrador, ésta se extiende de forma solidaria tanto a la sociedad como a la persona que la ha representado. Por tanto, si tiene previsto aceptar nombramientos, téngalo en cuenta.