Ser socio temporal de una empresa

socio temporal

Si desea entrar en el capital de una empresa siendo socio temporal, de modo que tras cierto plazo de tiempo pueda salir de la empresa, ¿qué debe tomar en cuenta antes de proceder? A continuación lo explicamos.

Si realiza una inversión temporal, puede que inicialmente haya pensado en efectuar un préstamo participativo. Una opción que favorece a todas las partes pues permite que la empresa reciba financiación, y le asegura al inversor la recuperación del aporte en el plazo pactado más intereses que varían en función del rendimiento del negocio. No obstante, puede decidir entrar en el capital de la organización a raíz de su interés en disfrutar ciertos incentivos fiscales.

¿Cuáles son los incentivos?

Las personas físicas que realizan aportaciones temporales al capital de las sociedades constituidas en los últimos tres años, se benefician de una deducción en el IRPF de hasta el 20% de las cantidades invetidas.

La inversión máxima con derecho a dicha deducción es de 50 mil euros por inversor y año, por lo que la deducción máxima sobre el IRPF es de 10 mil euros. Eso sí, tenga en consideración que usted junto a su cónyuge u otros familiares hasta segundo grado no podrán tener nunca una participación superior al 40% del capital social. Además, deberá desinvertir tras 3 años transcurridos tras la inversión y antes de que se cumplan doce.

Pacto de socios

En caso de que decida entrar en el capital de la empresa, para disfrutar del incentivo o por otro motivo, la mejor alternativa será firmar un pacto de socios que le permita tener opción a venta de sus participaciones. De esa manera, el otro socio de la sociedad tendrá la obligación de comprar sus participaciones si usted así lo desea.

Ahora bien, para que este pacto sea válido, tendrá que reflejar claramente las siguientes condiciones:

– Plazo: dentro del cual usted puede ejercer la opción. También podrá establecer que podrá ejercerla de forma anticipada a dicho plazo siempre que se cumplan determinados supuestos como por ejemplo, si los resultados son inferiores a los previstos.

– Precio: al que el otro socio estará obligado a adquirir sus participaciones. Dicho aspecto podrá ser fijo o variable vinculado a los beneficios o perdidas de la actividad durante el plazo establecido.

– Garantías: podrá pactar una indemnización en caso de que su socio no pueda adquirir sus participaciones o por si la opción a venta no puede efectuarse por cualquier otro motivo.

Otras opciones de derechos para pacto de socios

Además de lo anteriormente mencionado, podrá pactar con su socio, reflejándolo en el pacto y en los estatutos, la necesidad de un quorum reforzado de votos para los acuerdos. De esa forma, siempre requerirá su consentimiento para la toma de decisiones.

De igual modo, podrá establecer que se le mantenga informado sobre la marcha de la sociedad. Una alternativa para cumplir esta disposición es la entrega mensual o trimestral de un balance y cuenta de resultados. Si no lo hace, la información podrá llegarle sólo una vez al año.

Finalmente, valore la opción de incluir una cláusula de acompañamiento. Así, si su socio recibe una oferta de compra de sus participaciones, usted también tendrá derecho a vender las suyas al precio ofertado, bien sea al comprador o a su socio. De esta manera podrá evitar quedar como socio minoritario con un tercer adquiriente con el que no tenga ningún tipo de relación. Para mayor información, no dude consultar a nuestros expertos en la venta y constitución de sociedades.